Pago en linea

Función, tipos e importancia de las vacunas

Cuando se administra una vacuna el sistema inmunológico reconoce el antígeno, interpreta que se trata de la enfermedad y produce anticuerpos (defensas) contra esta.

Por eso si la persona entra en contacto con el microorganismo contra el cual fue vacunada en algún momento de su vida, las defensas generadas gracias a la vacuna se encargan de protegerla para evitar la enfermedad o que ésta sea leve.

Tipos de vacunas y formas de aplicación

Habitualmente las vacunas se aplican a través de inyecciones, aunque algunas se administran por boca.

¿Las vacunas pueden causar síntomas?

La aplicación de una vacuna inyectable puede causar dolor, enrojecimiento e inflamación en el lugar de la aplicación. Estos síntomas suelen desaparecen espontáneamente. En algunos casos puede aparecer fiebre y decaimiento durante un par de días. Si alguno de estos síntomas persiste se debe consultar al profesional de la salud. Las vacunas de virus vivos y atenuados pueden reproducir levemente la enfermedad, esto asegura que generamos las defensas.

Los eventos graves en relación a las vacunas son muy poco frecuentes.

¿Por qué son tan importantes las vacunas?

Las vacunas y el agua potable son las dos herramientas más importantes para la prevención de enfermedades. Hace muchos años, cuando no existían las vacunas, algunas enfermedades producían miles de muertes por año. Un hito en la salud pública mundial fue la erradicación de la viruela en 1980. Actualmente se trabaja para erradicar la poliomielitis.

Gracias a que la vacunación es una política de salud pública en México no se reportaron casos autóctonos de sarampión desde el año 2000, de rubéola congénita desde 2009, ni se hacen trasplantes de hígado en niños a causa de hepatitis A fulminante desde 2007. Son estos mismos logros los que hacen fundamental a la vacunación como política de Estado.

¿Qué puede pasar si no nos vacunamos?

En el caso de no vacunarnos, si tenemos contacto con el microorganismo causante de la infección podemos tener la enfermedad. Algunas de estas enfermedades pueden producir complicaciones importantes o incluso la muerte.

Además, es fundamental tomar conciencia que no sólo podemos enfermarnos nosotros sino también transmitir las enfermedades a personas más vulnerables que no pueden recibir las vacunas como por ejemplo bebés recién nacidos, personas con defensas bajas, mayores de 65 años y personas embarazadas.

¿Las vacunas tienen contraindicaciones?

Las vacunas de virus vivos y atenuados están contraindicadas para embarazadas, personas con el sistema inmunológico comprometido y otras situaciones particulares. Por eso es necesario informar al médico en casos de enfermedad o de embarazo para que puedan evaluar si es posible proceder a la inmunización.