Pago en linea

MORBILIDAD

Las enfermedades cardiovasculares representan la principal causa de morbilidad y mortalidad. El 25% de los fallecimientos por debajo de los 60 años de edad está relacionado con las enfermedades crónicas no transmisibles. Estos padecimientos son más frecuentes en países en vías de desarrollo; los cambios en los hábitos alimenticios con altos contenidos en grasas saturadas y grasas trans, así como el incremento del consumo de sodio, tabaco, alcohol y sedentarismo; incrementan el riesgo cardiovascular no sólo en la población adulta, sino también en los adolescentes y niños. El análisis realizado por la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud en el período comprendido de 1998 al año 2000 revela que el porcentaje de defunciones por enfermedad coronaria fue de 55% para los hombres y de 45% de las mujeres; el síndrome coronario agudo fue el responsable del 83.5 y 76.8% de las defunciones en hombres y mujeres, respectivamente. Por lo que las estrategias de prevención primaria destinadas a la población en general y de manera especial en el adulto joven son un elemento indispensable para la disminución de las enfermedades crónicas no transmisibles y su impacto en la salud pública.

Se estima que cada 4 segundos ocurre un ataque cardiaco y cada 5 segundos un infarto vascular cerebral.

Principales causas de muerte en el mundo

Las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares son las primeras causas de muerte a nivel mundial. Afectan tanto a países desarrollados como a las regiones de bajos recursos, a medida que cambian los estilos de vida y hábitos de alimentación.

En 2010 la primer causa de muerte en mujeres y hombres fueron las enfermedades isquémicas del corazón.

ACV es la causa principal de discapacidad en todo el mundo

Un accidente cerebrovascular (ACV), apoplejía o infarto cerebral, es una muerte repentina de las células del cerebro causada por una falta de suministro de oxígeno al cerebro. Hay dos tipos principales de ictus:

ACV isquémico o infartos cerebrales (80% de los accidentes cerebrovasculares) son resultado de una obstrucción o una reducción del flujo sanguíneo en una arteria que irriga a el cerebro.

ACV hemorrágicos se deben a la ruptura de una arteria en el cerebro provocando una hemorragia intracerebral (15% de los accidentes cerebrovasculares) o a una ruptura de un aneurisma provocando una hemorragia subaracnoidea (5% de los ACV).

Las consecuencias de un infarto cerebral varían en función de la duración y su localización.

La Sociedad Española de Arteriosclerosis indica que el tamaño de la arteria afectada también influye en que la lesión sea reversible o irreversible.

Las consecuencias de un infarto cerebral varían en función de la duración del mismo y de su localización, ya que esto y el tamaño de la arteria que se ve afectada puede suponer que sea reversible o irreversible, ha explicado a Europa Press el presidente de la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA), el doctor Fernando Civeira. Así lo ha asegurado el galeno con motivo de la celebración este lunes, 29 de octubre, del Día Mundial del Ictus. Según su criterio, sufrir esta enfermedad puede provocar gran variedad de secuelas, las cuales van desde la muerte en pocos minutos, si el ictus afecta a zonas vitales como el centro respiratorio; o inexistentes, si éste es transitorio, se ubica en una arteria pequeña o si el trombo se disuelve rápidamente.

Además, los infartos cerebrales pueden provocar en los afectados pérdida de la visión, de la fuerza en un brazo o en una pierna, de la sensibilidad, del conocimiento o del habla, indica Civeira. A su juicio, cualquier función cerebral se puede perder, circunstancia que se agrava cuando se producen pequeños infartos múltiples, los cuales pueden llevar a la demencia.

Y es que, el presidente de la SEA señala que el ictus es la segunda causa de esta patología, sólo por detrás del Alzheimer. No obstante, concreta que la consecuencia más común del infarto cerebral es la hemiplejia, que se origina cuando se produce la obstrucción de una arteria grande como la arteria cerebral media y deriva en una parálisis de la mitad del cuerpo.

El ictus es una enfermedad que se produce por un defecto neurológico secundario a una disminución del flujo cerebral, lo que provoca un daño porque no llega suficiente cantidad de sangre al cerebro en un momento determinado, afirma Civeira. Existen dos tipologías de infarto cerebral, dependiendo de que se produzca una obstrucción o una rotura de una arteria. En los primeros casos, o isquémicos, la causa originaria suele ser una placa de ateroma que produce una lesión en las neuronas y en el tejido cerebral, sostiene. Por su parte, en los hemorrágicos, la causa suele ser hipertensión arterial y anomalías vasculares como aneurismas cerebrales, subraya.

El patrón común del ictus es la arteriosclerosis, aunque hay muchas categorías de ictus en función del tipo de arteria lesionada, el patrón común de todas ellas es la arteriosclerosis, que es un depósito de colesterol en las arterias, manifiesta. A que se forme, ayudan los factores de riesgo, como el colesterol alto, la diabetes, la tensión alta y el hábito tabáquico, expresa. Además, la edad también aumenta las posibilidades de padecer un infarto en el cerebro, ya que con los años va aumentando el depósito de colesterol en las arterias, considera Civeira.

Por ello, es importante realizar hábitos saludables, como estar delgado y realizar actividad física, informa. En cuanto a la incidencia, el lema de la campaña sobre el ictus de 2011 aseguraba que una de cada seis personas tendría un infarto cerebral a lo largo de su vida, algo que no ha cambiado, expone. Y es que, sigue siendo la principal causa de muerte en mujeres y la tercera en hombres, confirma.

Para paliar estas últimas cifras, Civeira apuesta por la detección precoz. Si se coge muy a tiempo, en las primeras horas, empezamos a aplicar tratamientos que pueden llegar a disolver el trombo, pero no están exentos de riesgo, explica. Por último, el presidente de la Sociedad Española de Arteriosclerosis anima a los fumadores a cesar en su hábito tabáquico. En nuestra sociedad tenemos un grupo de trabajo específico sobre prevención secundaria para concienciar sobre ella como la herramienta fundamental, concluye.

 

Fuentes de información
  • http://www.diario26.com/se-produce-un-infarto-cerebral-cada-4-minutos-110669.html
  • http://www.diariopresente.com.mx/section/nacional/39674/aumentan-casos-infarto-cerebral-mexico/
  • http://es.wikipedia.org/wiki/Accidente_cerebrovascular
  • http://isquemia.org/cerebral/
  • http://www.ictussen.org/files3/capitulo5.pdf
  • http://www.neuroaidacv.com/?gclid=CKCS9_rp_MACFSdp7AodPVQAHQ
  • http://nutrisa.com.mx/nutrisa-en-tu-mundo/mundo-saludable/circulacion/estadisticas/